Español

“Hice un viaje de regreso a mi tierra, Mali en África y fui recibida con gritos de alegría”

Nsera – “Destino” es el título del nuevo sencillo de Fatoumata Diawara donde canta en su lengua materna, bambara. El tema es un mantra que se basa sabre en las relaciones humanas, la hospitalidad y la generosidad.

A pesar de considerarse una de las voces más destacadas del World Music, Fatoumata sigue siendo inclasificable; afropop, afrofolk, afrofuturismo … Entre tradición y modernidad, guitarra en mano, trae ritmos wassaoulou y técnicas vocales de África Occidental al encuentro de los sonidos contemporáneos.

Es una de las principales voces femeninas de África, la cantante, compositora, música y actriz, no deja de sorprender. Ha colaborado con Herbie Hancock, Roberto Fonseca, -M- Angélique Kidjo, Disclosure, Layren Hill, Abderrahmane Sisssako y Philippe Godeau entre otros…

Nsera, el primer tema de su próximo álbum, co-escrito y co-producido por una de las figuras centrales de la música pop británica, Damon Albarn, un artista que cuenta con una larga historia de fusión y colaboración con músicos africanos. A los teclados y cantando el líder de Gorillaz y Blur infunde su toque de melancolía y modernidad al sonido mandinga de la canción lo que dio un neologismo, inventado por Fatoumata para la ocasión: “London Ko”

Nsera se estrenará el 15 de noviembre 2022 y de la mano de Gregory Ohrel (Orelsan, Jain, Residente) será transformada en imágenes. Una exploración en el corazón de la diversidad africana que Fatoumata Diawara representó anteriormente en el proyecto “Mali-ko” (reuniendo a unos cuarenta artistas, de todas las regiones de Mali, en una canción por la paz).

Londonko es el nombre imaginario que une a dos continentes. Para Fatoumata el final del viaje es el regreso a su país de origen, que todavía explora con entusiasmo; su tierra, su cultura, su destino “Nsera”.

En su disco “Fenfo” tenía “algo que decir”; ahora en este tema es una invocación para que toda África se manifieste. África tiene mucho que dar. Una llamada a la conciencia de la verdadera riqueza de un pueblo que tiene tanto que enseñar al resto del mundo.

Bamako versus Londonko, una historia a seguir… y compartir.